5 (100%) 3 votes

«El pilates me sienta mal», «me he hecho daño haciendo pilates«,son frases que en Fisiobahía oímos decir en ocasiones a personas que han practicado Pilates en alguna ocasión. Pero ¿realmente han practicado el método Pilates? . La mayoría de las veces se trata de personas que han acudido a un gimnasio donde se imparten clases multitudinarias y con escasa posibilidad de control por parte de los monitores. Monitores en la mayoría de los casos bien formados y con la preparación necesaria, pero que por motivos de organización de la empresa se ven obligados a impartir sus clases a todo el que llegue, sin posibilidad de una evaluación previa o de una explicación de los principios básicos de esta disciplina, algo que en Fisiobahía, y como fisioterapeutas consideramos esencial para poder empezar.

A continuación te contamos los 6 principios básicos que has de controlar para practicar Pilates sin riesgos:

  • «Respiración»: Inhala por la nariz y exhala por la boca, siempre respiraciones profundas, para facilitar una buena oxigenación de la sangre. Intenta que la exhalación sea forzada, frunce los labios para oponer resistencia a la salida del aire. La respiración en Pilates ha de ser «lateral», haciendo hincapié en abrir y cerrar costillas.
  • «Centro de Energía» : Joseph Pilates lo llamaba «Power House», ahora se conoce más como «Core», y son el conjunto de músculos estabilizadores que debemos pre-activar antes de iniciar cada movimiento. Nuestra mente y nuestro cuerpo deben concentrarse para que todos los movimientos partan de nuestro Centro de Energía.
  • «Colocación de la pelvis»: Supone uno de los retos más complicados a la hora de realizar estos ejercicios, pero debéis saber que aquí está la clave para evitar los dolores de los que suele quejarse la gente, ya que un mal posicionamiento de la pelvis puede derivar en una sobrecarga de la musculatura lumbar. «Pelvis neutra» e «imprint» será la terminología usada por el profesor de pilates para que sepas cómo colocarla en cada ejercicio.
  • «Conexión escapular»: Antes de iniciar cualquier movimiento de brazos/hombros debemos «conectar escápulas», una maniobra sencilla para estabilizarlas y conseguir un adecuado movimiento de la misma sobre la caja torácica. Debes tener la sensación de deslizar suavemente las escápulas hacia abajo y la punta hacia dentro, formando una «V» (sin formar pliegue entre las escápulas).
  • «Colocación de la caja torácica»: Mientras estés haciendo los ejercicios boca arriba, has de tener la sensación de que las costillas están reposando en la esterilla, evitando arquear la columna de manera excesiva durante la inspiración o al realizar los movimientos de los brazos.
  • «Colocación de la columna cervical»: La flexión de la columna cervical debe provenir de un alargamiento de la nuca en dirección contraria a los hombros y de una flexión cráneo-cervical; entre el mentón y el pecho debe haber un espacio del tamaño de un puño aproximadamente.

¿Parece complicado?, pues te aseguro que solo lo resulta al principio. Durante las clases de pilates en Fisiobahía femme las profesoras repiten incansablemente todas estas pautas durante la realización de los ejercicios, de tal manera que lo interiorizas y pronto los ejercicios te dejan de resultar tan costosos. Ten claro que sin respetar estos principios NO estás haciendo pilates

RECUERDA QUE EN PILATES SIEMPRE ES MÁS IMPORTANTE EL CONTROL Y LA ESTABILIDAD DURANTE EL EJERCICIO QUE AUMENTAR EL RANGO DE MOVIMIENTO

«En 10 sesiones sentirás la diferencia,
en 20 sesiones verás la diferencia,
y en 30 sesiones te habrá cambiado el cuerpo»

Joseph Pilates